Concluyen las obras de movilidad vertical desde el Paseo Pereda a General Dávila con el tramo desde Sol

El Ayuntamiento de Santander ha concluido hoy las obras de movilidad vertical desde el Paseo Pereda hasta General Dávila con la entrada en servicio de dos escaleras mecánicas, una rampa y un ascensor, que conectan la calle del Sol con General Dávila.

La actuación ha sido inaugurada por la alcaldesa, Gema Igual, acompañada por los concejales de Movilidad Sostenible, Ignacio Quirós, y Barrios, Carmen Ruiz, así como de vecinos de la zona.

Las obras, realizadas por la empresa Ascan en un plazo de diez meses, han supuesto una inversión de 1,35 millones de euros, cofinanciados por el programa europeo EDUSI, y han incluido la construcción de tres rampas (dos en Lope de Vega y una antes del ascensor que da acceso a la calle Santa Teresa); dos escaleras, una junto a la iglesia de los Carmelitas y otra en la finca de Jado) y un ascensor en la zona de Entrehuertas que desemboca en la calle Santa Teresa).

Junto con estas actuaciones se ha regenerado el entorno y se han renovado las redes de abastecimiento y saneamiento, se han mantenido las luminarias e introducido otras led, se ha pavimentado y creado zonas verdes, entre otras medidas.

El primer tramo, que discurre entre por Lope de Vega, se puso en servicio el 3 de agosto, y hoy lo ha hecho la totalidad del itinerario, con una cota aproximada de 75 metros de altura.

El objetivo del proyecto es facilitar la conexión desde la zona del Paseo de Pereda, al nivel del mar, con el Paseo del General Dávila, para lo que se han ejecutado tres rampas y dos escaleras mecánicas, además de un ascensor, que complementan las escaleras que ya existían en el Grupo El Carmelo.

Las dos primeras rampas son las ubicadas en la calle Lope de Vega, una entre las calles Daoiz y Velarde y Bonifaz, de 32,6 metros de longitud; y otra de 34 metros, desde Bonifaz hasta Santa Lucía

El trazado continúa por el entorno de Entrehuertas con una escalera mecánica que parte de la calle del Sol utilizando un pasadizo existente en el lindero oeste de la Iglesia de los Carmelitas.

Después de la escalera se ha acondicionado un nuevo espacio estancial que da paso a continuación a una rampa mecánica, junto a una escalinata que ya existía, con una longitud de 21,6 metros.

A continuación se sitúa el ascensor, con capacidad para 15 personas, que salva un desnivel de 9,6 metros y desembarca en una pasarela de hormigón que llega hasta la calle Santa Teresa donde se ubica el comienzo de las escaleras del Grupo El Carmelo.

Una vez desembarcan las escaleras de El Carmelo en la calle Prado San Roque, se accede a la puerta Sur de la Finca Jado, donde se ha instalado un tramo de escaleras mecánicas que discurre en paralelo a la escalera peatonal existente de acceso a la finca para salvar un desnivel de 2,5 metros y una longitud de 9 metros.

CARMEN-ENTREHUERTAS

En el tramo Carmen-Entrehuertas, que se ha puesto hoy en servicio, existían una serie de escaleras y escalinatas que salvan los prácticamente 20 metros de desnivel que hay entre ellas.

Para salvar esta diferencia de cota se ha instalado una escalera mecánica, una rampa y un ascensor que desembarca en una pasarela que finalmente conecta con la calle Santa Teresa.

Las escaleras parten de la calle del Sol utilizando un pasadizo existente en el lindero Oeste de la Iglesia de los Carmelitas. A partir de aquí se dispone de un nuevo espacio estancial para llegar hasta una rampa que discurre por un espacio anexo a la escalinata existente.

Tras ello, se llega a una zona que el peatón atravesará hasta el acceso al ascensor, que salva un desnivel de 9,62 metros para llegar a una pasarela de hormigón que desembarca en la calle Santa Teresa.

Además de este itinerario de ascensión se ha mejorado el que desciende desde la calle Santa Teresa hasta la calle del Sol, reconfigurando la escalinata y las escaleras peatonales para mejorar el tránsito.

Una vez en la calle Santa Teresa, el peatón recorre 40 metros hacia el este para enlazar con las escaleras mecánicas del Grupo El Carmelo que ya existían.

El trazado de los elementos mecánicos en esta zona ha obligado al desvío de una conducción eléctrica de media tensión, otra de comunicaciones, así como un colector de saneamiento.

Completando el trazado actual de las escaleras del Grupo El Carmelo hasta General Dávila, se ha dispuesto una escalera mecánica que accede hasta la Finca Jado.

OTRAS ACTUACIONES

Además de la actuaciones de movilidad vertical, se han realizado otras complementarias como la renovación de redes de abastecimiento y saneamiento; instalación de tiras de iluminación led en los muros de hormigón que delimitan los elementos mecánicos; renovación de aceras en las calles Lope de Vega y Santa Teresa; pavimentación del nuevo itinerario entre la calle del Sol y Santa Teresa; creación de nuevas zonas verdes mediante una serie de jardineras en la calle Lope de Vega con diversos tipos de arbusto; y plantación de distintas especies de plantas y árboles (cerezos y perales de flor, arce japonés*)

El Ayuntamiento ha realizado un total de nueve itinerarios de movilidad vertical en los que ha invertido 17,9 millones de euros, que registran unos ocho millones de viajes al año.

En este sentido, la alcaldesa ha anunciado que las obras de mejora de la movilidad en la calle Enrique Gran empezarán el próximo mes de febrero. Y ha recordado los proyectos de conexiones por el norte y sur al Cabildo de Arriba, desde el túnel del pasaje de Peña y la plaza de la Estaciones, y las de Porrúa.

Print Friendly, PDF & Email
Share