Cerca de 400 personas reviven en una performance en Santander el primer campo de concentración del franquismo

La recreación de una de las fotos de 1938 se convierte en un acto de “justicia poética” ante la “desmemoria oficial”

Cerca de 400 personas acudieron este viernes a la llamada de la asociación cultural La Vorágine para recrear en una performance colectiva en la península de la Magdalena de Santander el primer campo de concentración del franquismo.

La propuesta era recrear una de las fotos tomadas en 1938 cuando en este lugar de recreo monárquico funcionaba un campo de concentración “ejemplar” para el franquismo.

“Este es un acto de justicia poética, un acto imprescindible de memoria, palabra y futuro” ante la “desmemoria oficial”, destacan los organizadores en un comunicado de prensa.

Lo que en 2015 comenzó como una investigación en progreso del filósofo Alberto Santamaría, este viernes tomó cuerpo en una performance de ocho minutos durante la cual el “abrumador silencio” de las personas concentradas sólo era roto por la música contenida del grupo cántabro de rock folk Crystalmoors y los poemas de Ángela Figuera Aymerich, de Miguel Labordeta, de María Enciso, de Pedro Garfias y Jaume Anglada, todos ellos escritos en los años de lucha contra el fascismo tras el golpe de estado de 1936.

El acto colectivo, que reivindicó la necesidad de memoriales que marquen las heridas que la represión dejó en la capital cántabra, era, además, el punto de arranque de la sexta edición de La Surada Poética, un certamen dedicado a la poesía de la conciencia crítica que organiza La Vorágine con el patrocinio de la Fundación Santander Creativa y el apoyo de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

De hecho, este evento de “justicia poética”, como lo han denominado los organizadores, fue la última actividad de este verano en la UIMP, que este viernes ponía el punto final a unos cursos que en esta edición han congregado a unos 4.500 alumnos.

Print Friendly, PDF & Email
Share