CCOO apoya el cambio en las oposiciones docentes pese a que no es «al 100% su modelo»

El sindicato asegura que dividir los exámenes beneficia al 90% y garantiza que «nadie se va a quedar ni un año sin trabajar»

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras ha mostrado su apoyo al nuevo sistema de oposiciones que divide las dos partes de las pruebas entre junio y septiembre, ya que aunque «no es al 100% su modelo y no beneficia a todo el mundo, sí beneficia al 90%, garantiza que nadie se va a quedar ni un año sin trabajar» y ha sido fruto de una «ardua negociación» con la Consejería de Educación.

De hecho, la secretaria de la Federación de Enseñanza, Conchi Sánchez, ha afirmado que CCOO ha realizado «una labor de negociación y consenso muy fuerte» frente a la «firme oposición» de otras organizaciones sindicales que «se han posicionado desde el minuto uno en el no sin ni siquiera plantear ninguna alternativa».

El nuevo modelo para las oposiciones de Secundaria de este año, que apoyan CCOO, UGT y ANPE, tiene que ser aprobado en la Sectorial de Educación, de la que también forman parte los sindicatos STEC y TU, que se oponen al mismo.

Según CCOO, la separación temporal de los exámenes -la primera parte, que es eliminatoria, a partir del 20 de junio y la segunda entre mediados de septiembre y finales de octubre-, está pensada para que pasen a la segunda fase el mayor número posible de aspirantes.

«SE QUEDABA GENTE VÁLIDA POR EL CAMINO»

«Es necesario un cambio. No se puede quedar gente muy válida por el camino», como según ha dicho ocurrió en las oposiciones de maestros, por falta de tiempo y porque «no se les corrija de la mejor manera posible», ha señalado Sánchez, quien ha recordado que CCOO sigue defendiendo que la primera parte de las oposiciones no sea eliminatoria, aunque eso requiere la modificación de la normativa estatal.

La sindicalista ha explicado que en las oposiciones del año pasado solo pasaron a la segunda fase el 10% de aspirantes y algunas especialidades se quedaron desiertas. Ha añadido que con la separación temporal de las pruebas, los opositores pueden centrarse única y exclusivamente en la preparación de la primera parte -el desarrollo de un tema y dos supuestos prácticos- y si pasan tendrán dos meses para preparar la segunda parte -el desarrollo de una unidad de programación-.

Por su parte, los miembros de los tribunales -que se eligen por sorteo- tendrán todo el mes de julio para corregir la primera parte «en jornadas racionales de trabajo», no como en las oposiciones de primaria en las que CCOO asegura que se dieron jornadas de hasta 12 horas al «no estar liberados de sus tareas docentes». Además, al reducirse el número de tribunales «nos aseguramos que va a haber funcionarios suficientes y con la trayectoria suficiente».

En la segunda parte de las oposiciones únicamente habrá un tribunal por especialidad (22 en total), se liberará a los miembros de las tareas docentes y se les sustituirá, «con lo que se van a crear 100 puestos de trabajo de sustituciones durante dos meses».

PROPUESTAS DE CCOO

Una de las mejoras propuestas por CCOO y que la Consejería de Educación ha aceptado es publicar las listas de sustituciones resultantes de las oposiciones «cuando antes», de forma que comienzan a funcionar «en septiembre o lo más tarde en octubre» y los aspirantes que se han presentado por primera vez y han hecho «un buen papel» no tengan que estar un año sin poder trabajar por no estar en listas.

Por su parte, los opositores que ya están ocupando una vacante como interinos y sacan la plaza «no van a perder ningún derecho económico ni personal» (trienios y sexenios) y participarán en el concurso de traslados en el nivel regional, de forma que «van a poder tener su destino definitivo en Cantabria», ha recalcado Sánchez.

La secretaria de Enseñanza de CCOO ha añadido que los opositores que acceden a una plaza por primera vez van a trabajar desde octubre, porque estarán en los primeros puestos de las listas de sustituciones y vacantes sobrevenidas, hasta que tomen posesión al comienzo del curso siguiente.

Además, CCOO ha pedido a la Consejería que se reserve un cupo en los centros al negociar las plantillas, un petición que supondría aumentar las plantillas y que el departamento de Marina Lombó se ha comprometido a estudiar, según Sánchez, quien ha señalado que «hay tiempo para negociar cupos».

Por último, ha destacado que el nuevo sistema beneficia a los interinos, porque se adelanta el periodo de petición de vacantes y en julio ya van a saber en qué centro van a trabajar en septiembre, lo que a su vez «también es bueno» para la labor de planificación de los equipos directivos de los centros y el inicio del curso.

Print Friendly, PDF & Email
Share