Cantabria ve un «error el cierre drástico» de empresas y pide al Estado «flexibilidad» y consultar a CCAA

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, considera «un error» la decisión de «cerrar drásticamente» empresas y cree que hay que tener «mucho cuidado» porque en algunos casos el cierre puede hacerse «de hoy para mañana» pero la reapertura puede resultar «muy complicado» o incuso «imposible».

Por eso, el jefe del Ejecutivo regional ha pedido a su homólogo nacional, Pedro Sánchez, en la tercera reunión telemática con presidentes autonómicos por la crisis del coronavirus y el decreto del estado de alarma, que sea «flexible» en relación con la paralización de actividades no esenciales durante dos semanas y que se consulte a las autonomías.

Este asunto ha sido, en palabras de Revilla, el tema «más conflictivo» de la conferencia celebrada este domingo por la mañana, y de la que el regionalista ha informado en rueda de prensa online por la tarde.

Según ha indicado, el asunto ha generado «discrepancias» entre diferentes presidentes regionales, extremo que ha quedado reflejado en las dos posturas establecidas.

Por un lado, ha indicado, están los líderes autonómicos que, como el del País Vasco, Iñigo Urkullu, se han «quejado profundamente» por el hecho de que el Estado no haya consultado a las comunidades al decidir sobre el cierre de empresas dedicadas a actividades no esenciales. Según Revilla, el lehendakari se ha mostrado partidario de que esa reducción sea «mínima».

Y en el extremo contrario se han posicionado otros dirigentes, entre ellos el presidente catalán, Quim Torra, que se ha mostrado «muy feliz» y «aplaudiendo de manera entusiástica» el anuncio de Sánchez.

Revilla se ha situado por su parte en un punto «intermedio» y ha pedido «flexibilidad» al Estado y que consulte a las comunidades, pues hay empresas que se pueden «parar en minutos» pero que luego lleva «meses» abrirlas o incluso puede llegar a resultar «imposible».

Eso sí, es partidario de que continúen activas siempre y cuando estén de acuerdo los trabajadores en cuestión y la empresa adopte las medidas de seguridad y protección requeridas, como dotar de equipos de protección a los empleados y que puedan guardas las distancias de seguridad establecidas.

Por eso, el presidente cántabro está «expectante» t la espera de la publicación del real decreto que regule esta paralización de actividades no esenciales durante quince días para endurecer el confinamiento y tratar de frenar la propagación del Covid-19.

Print Friendly, PDF & Email
Share