Cantabria cifra en 177,5 millones el impacto de la pandemia en su Presupuesto a final de año, «mejor» de lo previsto

Sánchez avisa de que, pese a todo, los datos «no son buenos» y la situación económica es «muy difícil»

La consejera de Economía y Hacienda, María Sánchez (PSOE), ha cifrado en 177,5 millones el impacto que el COVID-19 tendrá en el presupuesto de la comunidad a finales de este año, una previsión «algo más optimista» y «mejor» que la que había al inicio de la pandemia.

Y este menor impacto en las cuentas, según ha indicado en su comparecencia en comisión parlamentaria a petición del grupo mixto-Vox, se debe, en parte, a las transferencias realizadas por el Gobierno de España, que, según ha dicho, contribuyen a «compensar», al menos parcialmente, el descenso de ingresos en la comunidad por la caída o suspensión de la actividad o el aplazamiento del ingreso.

Y es que, según ha indicado, este año se calcula una minoración de la recaudación de la comunidad autónoma en torno a 97,8 millones, según las previsiones de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria (ACAT) y del resto de entes del sector público.

Así, por ejemplo, se prevé una caída de 22,8 millones en tasas y precios públicos; de 20,9 en recaudación de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados; de 8,7 en el impuesto de sucesiones y donaciones, entre otros.

En lo que afecta a sociedades públicas como Cantur, Sánchez ha indicado que se prevé una caída en los ingresos de 6,5 millones. En cuanto a la Sociedad Regional de Cultura, se estiman 751.000 euros en ingresos de taquilla de espectáculos, filmotecas y centros culturales.

Sin embargo, teniendo en cuenta los ingresos del Estado, a fecha de 31 de agosto, el cálculo de la incidencia global en los ingresos de la comunidad autónoma se sitúa en -23 millones a 31 de agosto.

De hecho, ha indicado que, a fecha de 31 de diciembre, la afectación de los ingresos, será «positiva» puesto que «no habrá disminución» de los mismos en comparación con lo liquidado en 2019, sino que se habrían ingresado 91,1 más.

En relación a esas transferencias del Estado se ha referido, por ejemplo, a 181 millones de euros del fondo COVID-19 para Cantabria y otros ingresos extraordinarios recibidos.

Esto permitirá, según ha dicho, afrontar el incremento de gasto, en ámbitos como sanidad, a consecuencia del COVID-19, o en educación.

GASTOS

Así, ha señalado que, a fecha de 31 de agosto, el gasto total directo sanitario y socio-sanitario asciende a más de 49,1 millones de euros, de los que 47,8 son del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y casi 1,3 del Instituto Cántabro de Servicios Sociales.

Y en una proyección a finales de año, la consejera ha cifrado el gasto directo sanitario y sociosanitario en 114 millones.

A ello, hay que añadir una previsión de gasto indirecto a finales de año de casi 154,7 millones, de los que 89,9 ya se han materializado a fecha de agosto.

Ello supone que la previsión del gasto total, a 31 de diciembre, de 268,67 millones de euros.

Pese a que el impacto en el presupuesto ha sido menor de lo previsto inicialmente, Sánchez ha reconocido que «los datos no son buenos» y la situación económica de la comunidad es «muy difícil».

Sin embargo, espera que pese a la «incertidumbre» existente aparejada a la evolución de la pandemia, «poco a poco» la comunidad pueda ir superando las dificultades.

Así ha respondido cuando desde la oposición se le ha reprochado que, con su comparecencia, parece que «todo va muy bien».

Desde el PP, se ha reprochado a la consejera, y en general al Gobierno regional, que no haya preparado, según ha dicho la diputada y secretaria autonómica María José González Revuelta, de no haber preparado un plan de recuperación para afrontar la «pandemia económica» que viene.

«Yo no sé a qué están esperando», ha dicho González Revuelta, que se ha preguntado si el Ejecutivo PRC-PSOE se va a dedicar a «improvisar» o a ver los fondos que vienen de Europa o Madrid. «Un Gobierno tiene que ser proactivo», ha dicho.

Print Friendly, PDF & Email
Share