Calviño espera recibir esta semana una carta de Bruselas sobre el plan presupuestario

Dice que cuando crece el SMI y el PIB aumenta el empleo y que las nuevas medidas son incluso “más ortodoxas” que las del PP

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, espera para esta semana recibir una carta de Bruselas con la evaluación preliminar del plan presupuestario de 2019 remitido por el Gobierno a Bruselas el pasado lunes, en la que se instará al Ejecutivo a enviar lo antes posible el anteproyecto de ley de presupuestos e informar sobre posibles propuestas de proyectos normativos de los nuevos impuestos.

“Eso espero para esta semana y ese es el punto de partida para seguir trabajando en la elaboración de los Presupuestos de 2019”, ha indicado Calviño durante su primera comparecencia ante la Comisión de Economía del Senado para detallar las líneas generales de su departamento, en la que ha avanzado que el Ejecutivo dialogará con “todos” los partidos para recabar apoyos a las cuentas públicas del próximo año.

El Gobierno remitió el lunes a Bruselas el plan presupuestario de 2019, tras el acuerdo alcanzado con Podemos, y en él incluía un nuevo cuadro macroeconómico que rebaja en una décima tanto su previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,6%, como para 2019, hasta el 2,3%.

Además, el Ejecutivo mantiene la senda de estabilidad presupuestaria planteada y rechazada en julio por el Congreso, que contempla un déficit del 2,7% para este año y el 1,8% para el próximo.

A este respecto, Calviño ha defendido que la política fiscal del plan presupuestario es “ortodoxa y responsable, pero razonable”, y ha detallado que contempla una reducción de 0,9 puntos del PIB en 2019, hasta un déficit del 1,8% del PIB, registrar superávit primario y reducir la deuda pública en 1,5 puntos, hasta el 95,5% del PIB.

Además, ha señalado que el gasto público crecerá por debajo del PIB nominal, al tiempo que los ingresos aumentarán del 38,5% al 39,1% del PIB, frente a la media europea del 46% del PIB.

UNA POLÍTICA FISCAL “MÁS ORTODOXA” QUE LA DEL PP

De hecho, ha espetado a los senadores del PP que la política fiscal es incluso “más ortodoxa” que la realizada por el anterior Ejecutivo, ya que en un momento dado “bajó impuestos cuando había un déficit del 5% y una deuda del 100%”.

Según Calviño, desde Bruselas se exige a España un ajuste estructural de 0,65 puntos porcentuales, y el plan presupuestario contempla uno del 0,4%, por lo que “está dentro del margen de desviación que mantienen las normas”.

“Estamos cumpliendo con las normas y con las recomendaciones de la UE”, ha enfatizado Calviño, a pesar de reconocer la situación “anómala” al no haberse presentado aún el proyecto de Presupuesto de 2019 como tal, sino solamente el plan presupuestario.

CON SUBIDA DE SMI Y CRECIMIENTO “AUMENTA EL EMPLEO”

Igualmente, sobre las medidas concretas recogidas en el plan presupuestario, ha afirmado que hay “evidencias” de que cuando ha aumentado el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en contextos de crecimiento económico “se ha creado empleo”, ante la intención del Gobierno de subir el Salario Mínimo a 900 euros en 2019.

A pesar de las advertencias realizadas por algunos organismos de que el alza del SMI podría destruir empleo, Calviño ha defendido la medida por la “escasa” subida o incluso reducción de los sueldos en los últimos años y el elevado porcentaje de trabajadores “pobres”.

Igualmente, ha explicado que el nuevo impuesto a servicios digitales gravará solo a las grandes plataformas y no a las pymes, y en concreto lo hará sobre los ingresos derivados de cesión de datos de terceros, sobre los ingresos derivados de publicidad y sobre aquellos de plataformas para transacciones entre particulares y empresa.

La titular de Economía ha recordado, ante las dudas sobre las estimaciones de ingresos del Gobierno con este nuevo gravamen, que las previsiones de recaudación del Gobierno de Mariano Rajoy eran mayores que las realizadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez ahora, que son “muy prudentes”.

En cualquier caso, ha aclarado que en el momento en que vea la luz la directiva comunitaria España se adaptará al modelo fiscal que adopte el resto de Europa, si bien por ahora no ve preciso esperar a la directiva porque el impuesto supone una fuente de financiación para el sector público y corrige los desequilibrios en materia de ventaja competitiva respecto a otros operadores que compiten fuera de la economía digital y sí pagan impuestos por sus ingresos.

Respecto al nuevo impuesto referido al diésel ha detallado que busca “alinear” la imposición del diésel a la de la gasolina, y que es una medida “principalmente medioambiental”, que tendrá un coste medio de tres euros al mes, preservando excepciones para transportistas, por lo que ve una “absoluta desproporción” hablar de “dieselazo”.

A pesar de los retos y “obstáculos” que persisten en la economía española, la ministra se ha mostrado “muy optimista”, y ha dicho que “no hay tiempo que perder”, pero aún hay margen, salvo que se materialice de forma intensa algún riesgo, ya que este año es “bueno” en crecimiento económico y España se mantiene en una fase “positiva” del ciclo al contar con unas bases “sólidas” para crecer.

Print Friendly, PDF & Email
Share