Bruselas asegura que el modelo colectivo de productores es “esencial” para financiar el reciclaje de residuos

La Comisión Europea ha asegurado que el modelo colectivo de gestión de aparatos electrónicos en desuso es “esencial” para financiar la recogida selectiva y el reciclaje de este tipo de residuos sin necesidad de un mayor gasto público.

Así lo ha manifestado el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja, durante su intervención en la inauguración de la séptima edición de la reunión anual de Recyclia, EcoEncuentro 2017 , que ha reunido este martes 14 de noviembre en Madrid a representantes de la administración nacional y europea, fabricantes de aparatos eléctricos y pilas, gestores de residuos, distribución comercial y medios de comunicación para analizar los retos del sector del reciclaje electrónico en 2018.

Durante el encuentro, Calleja ha señalado al modelo colectivo, por el cual los productores transfieren a entidades sin ánimo de lucro su obligación de organizar y financiar el reciclaje de los aparatos que ponen en el mercado, como uno de los “pilares” de la estrategia de Economía Circular de la Unión Europea.

En este sentido, el presidente de Recyclia, Luis Pérez Bermejo, ha destacado la importancia de la Economía Circular para “mejorar radicalmente” la productividad de los recursos, al tiempo que “vela por la sostenibilidad del entorno” y “transforma la dinámica de la competitividad”.

Según datos aportados por Calleja, desde 2005, año de entrada en vigor de la normativa sobre gestión ambiental de aparatos electrónicos, la Unión Europea ha reciclado 3,5 millones de toneladas de estos residuos. La Comisión Europea prevé que este flujo alcanzará los diez millones de toneladas gestionadas en 2020.

“EXTENDER EL MODELO COLECTIVO”

Para afrontar este panorama, Calleja ha abogado por “extender el modelo colectivo” al resto de los estados miembros de la Unión Europea, lo cual, en su opinión, exige unos requisitos “mínimos”, tales como un marco común de buenas prácticas e igualdad de condiciones para los productores, de modo que aquellos que cumplen la normativa “no sean perjudicados por aquellos que la infringen”.

En la misma línea, ha añadido que son necesarias “mayor transparencia, definición clara de las responsabilidades de los fabricantes y mejores sistemas de contabilización y trazabilidad”.

Asimismo, Calleja ha señalado las “enormes oportunidades” en el exterior para el conocimiento y la tecnología española sobre reciclaje de residuos, así como la “importancia del ecodiseño” en la fabricación de aparatos electrónicos y “favorecer así su reciclabilidad como medio de ahorrar recursos naturales y energéticos”.

“Se trata de cambiar el enfoque del aparato electrónico considerado como un residuo a recurso. La fabricación de aparatos precisa del 10 por ciento del oro y el 30 por ciento de la plata y el cobre que se producen en el mundo. Actualmente, se recupera apenas un 1 por ciento de estas materias primas, situación que debe cambiar radicalmente”, ha explicado.

Por su parte, el consejero delegado de Recyclia, José Pérez, también ha defendido la “eficacia” del modelo colectivo, el cual, según ha asegurado, ha permitido a la entidad recoger 230.000 toneladas, desde el inicio de su actividad, a través de los “más de 50.000 puntos de recogida propios distribuidos por toda España”.

“Esperamos que el reconocimiento internacional y el interés de nuestro modelo por parte de gobiernos como los de Chile, Colombia, Turquía o Ucrania, se contagie a las instituciones españolas, a las que demandamos el empujón definitivo para consolidar un sistema que lleva años demostrando su eficacia”, ha apuntado Pérez.

Print Friendly, PDF & Email
Share