BNY Mellon IM alerta de la “burbuja” de endeudamiento global, con un 40% más desde 2008

Su gestora Newton recomienda ser más “cautos” en la inversión y comprar valores individuales de forma selectiva mejor que índices

BNY Mellon Investment Managament ha alertado de la “burbuja” de endeudamiento global que ha crecido un 40% desde 2008, impulsada principalmente por el incremento de las deudas soberanas, y gracias a unas políticas monetarias expansivas que están “llegando a sus límites”.

“Actualmente, el mercado de crédito americano no puede aguantar niveles muy altos de rentabilidad porque habría impagos asociados a los altos niveles de endeudamiento”, ha explicado el director general de BNY Mellon IM Iberia y Latam, Shasha Evers.

Evers ha señalado que este endeudamiento también está motivado por las recompras de deuda de las empresas estadounidenses. “La deuda BBB –aquella con grado de inversión de menor calidad– es una gran fuente de preocupación”, destacan las previsiones de 2020 de Newton, una de las gestoras de su boutique .

La política monetaria, en vez de estimular la economía real, creando inflación salarial, ha provocado inflación en las valoraciones de los activos financieros, ha asegurado Evers, que ha apostillado que el Banco Central Europeo no puede hacer “un QE ilimitado, porque tropieza con la realidad”.

En este sentido, Newton considera que la valoración de los activos “está muy extendida ya” por el alargamiento del ciclo. El PER cíclico ajustado (PER medio del ciclo de diez años) está en torno a 30 veces, por lo que siguiendo sus cifras históricas, la rentabilidad esperada en los próximos diez años está cerca de 0.

“No es momento de comprar índices de forma ciega, es mejor comprar valores individuales”, ha señalado Evers, que ha desaconsejado tener carteras indexadas en este momento, en que ve mejor “una gestión activa y flexible”.

ENFOQUE CAUTO

En este enfoque “cauto” que ha adoptado Newton resalta la poca deuda corporativa y bonos high yield de alto rendimiento y pocas posiciones en bonos del tesoro estadounidense como forma de cobertura.

En esa línea, la gestora ha plegado velas en uno de sus fondos mixtos, el BNY Mellon Global Fund Return Fund (EUR) , que tiene solo un 25% de renta variable, el nivel mínimo desde su creación en 2004, unos niveles que considera “adecuados” para el entorno económico actual.

Este fondo tiene una “capa estabilizadora” con oro físico, acciones de mineras auríferas, coberturas de renta variables, pagarés a tipos variables, materias primas, deuda indexada, deuda pública convencional, opciones sobre deuda publica, posiciones activas en divisa y cobertura de divisas.

MOMENTO DE DIVERSIFICAR

“Para ganar dinero hay que ser cautos, tener las carteras diversificados y prepararlas para el cercano fin de ciclo”, ha determinado Evers, que también se ha referido al “buen momento” para los fondos de dividendos si siguen una disciplina.

En cuanto al estilo crecimiento o valor , el directivo de BNY MEllon IM ha afirmado que aún es “temprano para que sea un buen momento” del value por la influencia deflacionista y el bajo crecimiento esperado.

Por sectores, Newton ha resaltado el financiero entre los menos favoritos dado el contexto de tipos de interés bajos, alta regulación y porque puede estar potencialmente afectado por la disrupción tecnológica.

MEJOR ORO QUE LIQUIDEZ

Por otro lado, el experto ha destacado los análisis temáticos como una ayuda para identificar oportunidades de crecimiento. Entre los temas donde puede haber más crecimiento Newton destaca las energías renovables, las infraestructuras eficientes y los vehículos eléctricos.

En el lado contrario, la gestora considera que no es buen momento para apostar por valores vinculados a seguros o a bonos de catástrofes, por la situación que viene con el calentamiento global.

Por último, Evers ha hecho hincapié en los altos niveles de liquidez de los inversores y su renta negativa por los tipos interés. En este sentido, ha explicado que el oro es un mejor elemento diversificador por si los riesgos empeoran y más atractivo por la tendencia deflacionista.

Print Friendly, PDF & Email
Share