Anice asegura que el brote por listeriosis es un caso “puntual” que requiere la revisión del sistema

La Asociación Nacional de la Industria de la Carne de España (Anice) ha declarado que el brote por listeriosis en la carne mechada vendida en Andalucía se trata de un caso “puntual” que requiere la “revisión del sistema”.

Durante una rueda de prensa celebrada este jueves, el secretario general de Anice, Miguel Huerta, junto a la presidenta del Grupo de Comunicación, Leonor Saiz, han destacado que la industria rechaza la prácticas de “falta de rigor o de incumplimiento de la ley vigente” y que la prioridad de los productores es “garantizar la protección de las personas” mediante los distintos controles sanitarios, tanto de las propias empresas, como de la Administración pública española y europea.

A pesar de que el de listeria es el “segundo brote más grande a nivel mundial”, en 2018 las alertas sanitarias por carne supusieron un 0,52% del total. Según David Rodríguez Lázaro, profesor y director del Área de Microbiología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Burgos, el “riesgo 0” en seguridad alimentaria “no existe”, dado que hay fallos “que se escapan a la vigilancia y control de la calidad de los productos”.

El profesor ha detallado que la listeria es el problema más común en la industria alimentaria a nivel general, dado que resiste a la refrigeración, a las concentraciones de sal medidas, crece en PH relativamente ácidos y dispone de una “biopelícula”, un moco al que se adhieren las bacterias y en donde el desinfectante no puede penetrar.

En este sentido, Rodríguez ha señalado que la listeria no se produce por “malas condiciones” de la carne, sino que se puede deber a un “error en el proceso de producción” al ser una bacteria presente en el suelo y en los animales. “Entra muy fácilmente en la industria y es muy difícil eliminarla”, pero ha hecho hincapié en que el de España es el nivel de seguridad “más alto de la historia”.

Aunque el patógeno se destruye a 70 grados centígrados y la industria aplica “con rigor” los criterios de seguridad alimentaria mediante el marco regulador de la Unión Europea, con controles semanales en cada cinco muestras, son los proveedores los que se encargan de la garantía del producto final. La listeria puede propagarse rápidamente si el tiempo que transcurre es largo, afectando a pacientes inmunes.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Consumidores y Usuario (CECU), Fernando Móner, ha incidido en la falta de “coordinación” de las administraciones locales, regionales y estatales, dado que la comunicación se ha producido a “cuenta gotas”, lo que ha generado desconfianza en los consumidores. “Las víctimas serán indemnizadas”, ha asegurado Móner, y tendrán en “consideración” presentar una demanda a las empresas implicadas en el brote.

Por último, Saiz ha indicado que, aunque las empresas implicadas en el brote no están integradas en Anice, la patronal se pone a disposición de las autoridades competentes para restablecer la tranquilidad y transparencia en el sector, que al año exporta más de 1,5 millones de productos cárnicos a los cinco continentes.

Print Friendly, PDF & Email
Share