Almeida lamenta la «desconfianza» hacia los empresarios generada dentro de una estrategia de la izquierda

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha reprochado la «desconfianza» hacia los empresarios generada dentro de una estrategia de la izquierda, lo que le ha llevado a lamentar que el empresario Kike Sarasola se haya visto «en medio de una refriega política sin sentido» dado que la oposición a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, haya «tratado de derribarla porque vive en un apartahotel».

En una entrevista en esRadio , recogida por Europa Press, el primer edil ha destacado que sin los empresarios «España difícilmente podría salir adelante». «El problema no son los empresarios sino el Gobierno y sus ideas», ha lanzado después de transmitir todo su apoyo a Sarasola.

El regidor ha rechazado «los cantos de sirena» que llaman a «cambiar el sistema e ir más a lo público» cuando lo que hay que hacer es aprender de esta «hecatombe» sobrevenida e «introducir las reformas necesarias pero no cambiar el eje sustancial de las políticas que se llevan a cabo en el Ayuntamiento y la Comunidad porque las cifras están ahí».

Almeida aboga por la «colaboración público-privada eliminando la desconfianza de la sociedad civil». «Lo único que no tenemos que hacer es gripar el motor del desarrollo que le corresponde a la sociedad y sí establecer mecanismos para que la sociedad pueda generar inversión», ha recetado. De cara al Madrid que viene, el alcalde plantea un modelo de «reordenación del espacio público para que la hostelería y los comercios puedan ponerse en marcha» y «transmitir que Madrid es una ciudad segura».

También ha agradecido la colaboración desinteresada de grandes empresarios con el Ayuntamiento para el «resurgimiento» de la ciudad, que no reconstrucción, porque Madrid «no ha sido destruida». La aportación gratuita de los empresarios es «su conocimiento para poder salir adelante».

Almeida ha sido preguntado por un sector concreto, el de la tauromaquia. Defienden en el PP «un modelo en el que quien quiera ir a los toros, que vaya, y el que no, que no vaya» y se ha comprometido a defenderlos como «expresión de la cultura española y seña de identidad de España».

Tras reunirse telemáticamente con empresarios, ganaderos y toreros en lo que hubiera sido la Feria de San Isidro, el alcalde ha reiterado el compromiso del Ayuntamiento con el sector, de ahí la declaración como recinto ferial de los alrededores de la plaza de toros de las Ventas para que puedan ampliar horarios y ganar en rentabilidad, y la reapertura de la escuela municipal de tauromaquia, cerrada por el anterior Gobierno municipal, con Manuela Carmena a la cabeza.

Print Friendly, PDF & Email
Share